09 julio 2015

Nicolás

Lo colmo a besos, lo huelo, le hago reír, lloro con él... Pierdo la noción del tiempo a su lado, y a la vez el tiempo se hace tan patente. Es lo más radical que me ha pasado. Lo más embriagador. Lo más asombroso.