01 mayo 2010

Un vencejo

En los límites del pensamiento, vuela un vencejo.
Raudo recorta el aire silbando sus dominios
y en la ciudad azotan los primeros calores,
las tardes sin horizonte y sin prisa,
la lluvia intermitente.