13 agosto 2010

Regocijo

Poso la mirada en las cosas más insignificantes –la silueta de un trapo colgado en el balcón, los barrotes oxidados, las plantas crasas en las macetas de colores, unas nubes cargadas de lluvia en el horizonte gris- y todo me parece tremendamente bello.